Parafraseando a Nietzsche desde la gran pantalla

Apreciados lectores, hoy os deleitaré con unos fragmentos, éstos son de una película que me encanta, por su crítica social y porque la terminas y te hace cuestionarte el mundo en el que vivimos. Me gustaría decir que este último efecto es lo que realmente busco en una buena película. Sin más preámbulos os presento la película en cuestión, esta es Fight Club, más conocida en España como el Club de la Lucha. Ésta atenta contra la publicidad y la sociedad posmoderna actual, haciendo una feroz y encarnizada crítica al capitalismo y al statu quo establecido. No es que me guste especialmente la crítica capitalista, sencillamente me gusta como la hace, con una gran dosis de sarcasmo e ironía. Esta película es de David Fincher y está basada en los pensamientos del famoso filósofo llamado Friedrich Wilhelm Nietzsche acuñador de la corriente filosófica nihilista.

A continuación os pondré el primer fragmento, éste sale casi al principio de la película y es en forma de monólogo:

“La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados.”

Me gusta como discrimina y como medio insinúa la perdida de valores en aquellas generaciones más aposentadas que no han tenido que pasar hambre, ni guerras y que han tenido una vida llana. La crítica se centra en que lo único que quieren estas generaciones es satisfacer su insaciable necesidad de acumular posesiones materiales, y que nunca llegará a ser eso que la publicidad y la televisión les hicieron creer que serían, dejando a todos y a cada uno de los individuos (sea cual sea su clase social) a la altura del betún. En la línea de este último fragmento van también los siguientes:

“No sois vuestro trabajo, no sois vuestra cuenta corriente, no sois el coche que tenéis, no sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones, sois la mierda cantante y danzante del mundo”.

“No sois especiales, no sois un copo de nieve único y hermoso, sois la misma materia orgánica en descomposición que todo lo demás, todos somos parte del mismo montón de estiércol…”.

Me gustaría antes de acabar que vierais la última escena de la película, ésta acaba de manera espectacular, tanto a nivel de guión, como visual, como de banda sonora (os dejo al final del post el video clip). Aconsejo a aquellos que no hayan visto la película que no lo reproduzcan, y que vean la película de una vez por todas, vale la pena.

Espero y deseo que os haya gustado y que no haya despertado en vosotros vuestro lado más nihilista, tomadoslo como una critica cínica y sarcástica del mundo en el que vivimos.

Recordad, la primera regla del Club de la Lucha es: Nadie habla sobre el Club de la Lucha, así que ya sabéis no lo comentéis mucho…

Xavier Jardí

Pixies – Where Is My Mind (http://www.youtube.com/watch?v=5iC0YXspJRM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s